domingo, 13 de octubre de 2013

RUTA DE OTOÑO POR LA SIERRA DE BOGARRA.

Durante toda la semana tuve ganas de que llegara el sábado, en ésta ocasión por doble motivo; en primer lugar por lo intenso de la semana laboral que me llevó al viernes justo al límite de "las cuerdas".  El otro motivo era mucho más liviano y lúdico, había quedado con Andrés para ir a la Sierra a montar en bici.
La ruta que me proponía, y que acepté sin rechistar y agradecido, partía del Restaurante La Atalaya, que se ubica entre las poblaciones de Bogarra y Paterna del Madera, lugar donde dejamos el coche, para luego subir a Las Mohedas, pasar por La Casa Rosa, Rio Madera y escalar los cerros para dejarnos caer por la otra vertiente hasta La Vegallera. Pasada esta última población volveríamos a escalar hacia El Padrastro por su otra vertiente y tras hacer cima descender para hacerlo de igual modo en El Picayo.  Largo descenso hasta Bogarra y volver a subir el puerto para bajar los últimos kilómetros hasta el coche.
Sobre el papel pintaba bien, pero una vez sobre la bici en un perfecto día de otoño y con la sierra increíblemente bonita aún lo hace mucho más.


 


A las 7,00h, según lo acordado, estaba en la puerta de Andrés con mi bici cargada en el coche esperándolo para hacer lo propio con la suya; Andrés puntual como siempre aparece con lo que muy poco después estamos de camino al punto de inicio de ruta.

Al bajar del coche el día está amaneciendo, y lo hace con un fresco intenso y una bruma de las que calan haciéndolo aún más frío. Andrés propone tomar un café antes de iniciar ruta, pero La Atalaya está todavía cerrada a ésa hora; ...no nos preocupemos, pronto se va a pasar el frío y sobrará todo, sentencia Andrés.

La ruta discurre en su mayor parte por pistas con distintos firmes, pero también lo hace durante algunos kilómetros por estrecha carretera comarcal apenas transitada; por una de éstas comenzamos la primera parte hasta llegar a Las Mohedas. Una vez allí Andrés, al ver abierto el bar de la pequeña aldea, propone tomar ése café; pasamos al bar con la sensación de haber retrocedido al año 1950. Cuatro lugareños de longeva edad charlando sobre sus quehaceres en una estancia que seguro no había cambiado estéticamente mucho en 60 años, mientras otro cortaba con su navaja trozos de pan de hogaza, tomate y embutido sobre un plato de porcelana y un vaso de vino en lo que sería sin duda su desayuno de toda la vida. Sin duda traspasar el umbral de aquella puerta suponía un viaje al pasado, que sin duda no calificaría de peor o mejor sino distinto y a éstas alturas incluso algo entrañable. El paisano nos sirvió ése café con toda la amabilidad del mundo, aunque lógicamente en semejante entorno, nada de exprés, café de puchero como habitualmente lo toman allí.







Retomamos la ruta dejando más allá la carretera para iniciar una sucesión de rampas en pista, rota y suelta hasta hacerla delicada, que sin duda cumplió con la expectativa creada por Andrés, poco después ya sobraba todo. Así poco a poco vamos subiendo, yo con mi falta de sierra en los últimos tiempos a buen ritmo y Andrés "El Gamo de las Cumbres", haciendo gala del buen trabajo que ha realizado desde la pasada primavera y el poso que le han dejado todas las cicloturistas en las que ha participado a mejor ritmo y "de paseo".

Tras el último tramo de este primer puerto vemos en la vertiente opuesta La Vegallera a nuestros pies, población en la que entramos en pocos minutos tras unas rampas descendentes muy delicadas por lo suelto y agrietado del terreno.

Tras salir de La Vegallera y poco más allá comenzamos a subir al segundo pico del día "El Padrastro", todo un clásico al que nos gusta ir de vez en cuanto y lo tenemos integrado en el recorrido de varias rutas. De charleta cuando nos queremos dar cuenta ya hemos pasado el desvío de Las Yegüerizas y un rato después las últimas rampas de El Padrastro.

En la cima de éste aprovechamos para tomar el bocadillo y deleitarnos con las vistas siempre reconfortantes que ofrece, mientras charlamos con un par de ciclistas a los que saludamos y adelantamos tiempo antes, y que a su chino-chano hicieron cima mientras nosotros almorzábamos.








Disfrute en el descenso mientras nos dirigimos al desvío para subir al Picayo; las rampas de éste son muy suaves por lo que poco después nos asomamos a la población de Bogarra desde la cima de éste, para disfrutar de posiblemente la mejor vista del pueblo de todas las que se pueden encuadrar.




Continuamos hasta descender a Bogarra, donde tomamos una cerveza ("sin" en mi caso, que luego había que conducir) en el Bar Miguel donde en su terraza y al solete nos reconciliamos con el mundo con el espíritu henchido por la paz y el sosiego que aporta una ruta como la que hemos hecho hoy. Mientras sabíamos por whatsapp que nuestros compañeros Coronado y Edu, junto con Gabi; habían finalizado con bien su ruta de sábado tras una lucha intensa contra el viento, que en el llano se había hecho sentir en mucha mayor medida; que Yellow y su vástago llegaron a Las Peñas; y ya por la tarde supe de la buena ración de sendas extra que Berme, Juancar y Paco Lara habían alargado sobre la ruta de los primeros, así que un buen día de bici para todos sin contratiempos.

Aún queda subir hasta el cementerio del pueblo para dejarse caer los últimos kms. hasta La Atalaya, donde tras vestir una camiseta seca y cargar las bicis en el coche decidimos quedarnos a comer. En mi caso opto por un buen plato de migas con sus correspondientes pimientos fritos y uvas que hacía años que no comía y que estuvieron realmente ricas; en mi caso me pareció el fin perfecto a una preciosa ruta otoñal por la sierra.

 **ES RECOMENDABLE, SI NO SE CARGA EL POST EN ALTA DEFINICION,  ACTIVAR LA VERSION HD (A LA DERECHA DE LA BARRA DE TIEMPO DE CADA VÍDEO)
12-10-2013 UNA VUELTA POR LA SIERRA CON ANDRES 2 from Pablo R. on Vimeo.


  12-10-2013 UNA VUELTA POR LA SIERRA CON ANDRES 1 from Pablo R. on Vimeo.

10 comentarios:

YellowSub dijo...

Cuánto me hubiera gustado esta ruta, con lo que me gusta la montaña!

Además os hizo un día perfecto, qué más se puede pedir. A la próxima espero acudir.

Buena semana, qué mejor terapia que la bicicleta.

Pablo R. dijo...

Hola Yellow,

La ruta es muy chula, y el tiempo climatológico, perfecto.

Esta es una de las que clasificaré como "clásicas" y las iré repitiendo de cuando en cuando.

Sin duda te hubiera gustado y tiempo habrá de compartirla.

El próximo sábado, si no surge nada saldré por Ayna, así que si te encaja y apetece, ya sabes.

Buena semana.

Edu dijo...

¡Pedazo de ruta que os habéis marcado Andrés y tú! Y perfecto el relato, amigo mío, de como lo habéis realizado. Me hubiera encantado acompañaros, en fin, para la próxima será, seguro que sí. Por cierto, 1523 de desnivel ganado está bastante bien, ya lo creo que sí.

En fin, ¡que no hay quien os eche un galgo!

Saludos Globeros...Edu

GINETAS BIKERS BTT PALAFOLLS. dijo...

Estupenda ruta de montaña y estupendo reportaje fotográfico y de video, seguro que te has quitado el mono de sierra,

" Andrés, al ver abierto el bar de la pequeña aldea, propone tomar ése café; pasamos al bar con la sensación de haber retrocedido al año 1950. Cuatro lugareños de longeva edad charlando sobre sus quehaceres en una estancia que seguro no había cambiado estéticamente mucho en 60 años, mientras otro cortaba con su navaja trozos de pan de hogaza, tomate y embutido sobre un plato de porcelana y un vaso de vino en lo que sería sin duda su desayuno de toda la vida. Sin duda traspasar el umbral de aquella puerta suponía un viaje al pasado, que sin duda no calificaría de peor o mejor sino distinto y a éstas alturas incluso algo entrañable " sin duda alguna esta gente vive mejor que nosotros, no están con el extres, de la ciudad y todo esta detenido en el tiempo, me ha gustado mucho esta indroduccion, que vistas de la sierra desde el mirador todo un lujo de ruta, de las que nos gustan hacer a nosotros, un gran saludo.

Pablo R. dijo...

Hola Edu,

La ruta que presentó Andrés es realmente muy chula, y a pesar del desnivel acumulado asequible al ser fundamentalmente pistera y con tramos de carretera comarcal en su inicio.

Es una de las que iré repitiendo con seguridad y desde luego viene bien para ir cogiendo ritmo en subidas.

Un saludo y nos vemos, buena semana.

Pablo R. dijo...

Hola Ginetas,

La sierra está realmente bonita, y ya se nota el fresco al inicio de la mañana, aunque luego según abre el día hace incluso calor aún.

Ciertamente ése momento fue como un viaje al pasado, no creo que hace unas décadas el ambiente hubiera sido muy distinto, seguro.

Con Andrés comentamos también acerca de quien vivía mejor si nosotros con todas nuestras prisas e historias o ellos a su ritmo y dejando pasar la vida día a día.

Tenéis razón.

Un abrazo desde el llano.

coronado dijo...

¡Hola Pablo! Menos mal que me he podido meter en tú página. Desde el Sábado he tenido algún que otro problema para acceder a ella..., no sé si es mi servidor o qué ha pasado, pero por fin ya estoy dentro.

La ruta, muy, muy buena y muy bonita. El día que os ha hecho es perfecto para darle al pedal, y además vaya subidas y vaya bajadas.

Las fotos lo dicen todo, pero los vídeos son realmente buenos y dicen mucho de la ruta y del esfuerzo que tuvisteis que realizar.

Un saludo.

juanmaiden dijo...

hola pablo veo y leo que tu semana fue igualmente de tensa que la mia jejeje van a acabar con nosotros...

ya picas pa riba ehhh pajaro como a ti te gusta,y con viajes al pasado que tanto me gustan a mi,eso si mi nesspreso que no me la toquen jajajaja.

un fuerte abrazo campeon.

Pablo R. dijo...

Hola Coronado,

Ciertamente la ruta es muy chula y nada complicada técnicamente, tan sólo la primera subida tras pasar Rio Madera que une la pendiente con lo suelto y pedregoso del camino. Andrés, que hizo la ruta en agosto indica que para nada estaba así antes, y que el terreno ha soltado tras las lluvias.

Esta es una de las que repetiré de vez en cuando, así que cuando te animes ya sabes.

Nos vemos mañana. Saludos.

Pablo R. dijo...

Hola Juanma,

La verdad es que éste año me he repetido hasta la saciedad que debía ir a la sierra con cierta frecuencia, pero por unas u otras cosas apenas la pisé.

Por ello tenía muchas ganas y la he disfrutado mucho.

Es cierto Juanma, fue como un viaje en el tiempo en cuestión de segundos; ...yo también prefiero el café exprés, pero no hubo opción allí, y tomamos el café no sin cierto recelo por las posibles consecuencias intestinales; ...afortunadamente el paisano tenía controlado el puchero del café y no surtió ningún efecto contraproducente ;-)

Un abrazo y hasta nuestras próximas rutas amigo Juanmaiden.